06Oct2021

La organización del concurso hizo una selección de 121 trabajos, los cuales competirán por una bolsa de premios de $19.300.000 millones

En la octava versión del concurso Antioquia Para Verte Mejor se presentaron 126 obras audiovisuales de 94 realizadores de 8 subregiones de Antioquia: Valle de Aburrá, Nordeste, Suroeste, Oriente, Norte, Occidente, Bajo cauca y Urabá. La organización del concurso hizo una selección de 121 trabajos, los cuales competirán por una bolsa de premios de $19.300.000 millones de pesos para dividir entre las categorías del concurso.

La selección oficial está conformada por aquellos trabajos que pasaron el comité técnico que realizó Comfenalco Antioquia y que están participando en las categorías de Documental, Argumental/Ficción, Videoclip, Video arte y video experimental, Empresas afiliadas y Afiliados a Comfenalco Antioquia. Los trabajos evidencian la diversidad de historias, personajes, territorios, imágenes, propuestas creativas y miradas presentes en la región donde se muestra la riqueza cultura del departamento.

En octubre y noviembre se hará una muestra audiovisual de los trabajos en competencia, los cuales se proyectarán en la Red de Bibliotecas Comfenalco Antioquia y algunas instituciones aliadas. Toda la programación se publicará en las páginas web Infolocal y Comfenalco Antioquia.

Selección oficial del concurso:

1. Ajedrez Oracular
2. Palabras de Luz
3. Mi vecino Hidalgo
4. Historia oral de la imprenta en Medellín
5. Sin precedentes
6. Sacramento
7. Marcela
8. Sara
9. Nyami el color de la tierra
10. Parroquia San Lorenzo de Brindis, una historia para contar.
11. CASA 16B - 42
12. Medellín 2050
13. Soul
14. Estelita
15. Damasco, pesebre escondido de Antioquia
16. Las Pirañas
17. A Tiempo
18. Cuerpos sin cuerpos
19. 50 años del barrio Luis López de Mesa20. POLÍPTICO: Una polifonía audiovisual en tiempos pandémicos
21. Horizontes
22. Rostros de K-rretera
23. Interiores Off -Online
24. Las Fauces
25. Anamnesi
26. Fierce
27. Aguante
28. Hasta la Raiz
29. Sin título
30. Pueblo bello
31. FloreSer
32. Las Cuarentonas más viejas en cuarentena
33. Bolombolo
34. Al son que me bailen toco
35. Carta al papá
36. Cotidianidades
37. Historias de Mujeres entre Montañas
38. Hermana del agua
39. 777
40. A la Mar
41. Maestro
42. Entre Beats y cacHivacHes
43. Caravana Humanitaria Bajo Cauca
44. Siembra de cuerpos gramaticales
45. Lluvia
46. Volver NATURA
47. Toma I & II
48. Viaje al nunca jamás
49. En medio de la rabia
50. Un pueblo de fe 130 años de historias
51. Mar de palabras
52. Qué es el amor
53. Los pájaros vuelan de a dos
54. Mr Anarquismo
55. Arena
56. Las vueltas Antioqueñas, hasta que nos encontramos
57. Machuca
58. Soy con otros
59. Maldición Gitana
60. La contradicción
61. La rabia
62. La ternura
63. El regocijo
64. Cangrejos azules
65. Entre manglares
66. A la orilla del rio
67. Clase media
68. La vida en urantia
69. Comunando (Serie) Capítulo 2 don Paulino Gómez
70. Y volver Bambuco
71. Medellín 1987
72. Primera Luna
73. Mundo malo
74. El tesoro de Ana
75. Vivir con Rabia
76. El camino de un coco
77. Bilis Negra
78. Camino viejo
79. Raul Henao el músico escondido
80. The way of escape
81. Paraíso
82. Rastros
83. ALMA
84. Mantra
85. Mugan Boe. El llanto de las abuelas
86. Me quedo en mi territorio.
87. La memoria de las abuelas
88. Camino entre sombras
89. Artículo 12
90. Tallerarte utopía y resistencia
91. The Garage
92. Ya no las vemos
93. La esperanza
94. Centrífugo
95. Yuma
96. Fari
97. Detrás de la fachada
98. Todo el BLUES
99. Colores que nos unen
100. Ana Fabricia Córdoba Cabrera
101. cosechando futuro
102. Girardota pueblo de cultura y tradiciones
103. Padre
104. Los Silentes
105. La Sierra Errante
106. Quilombo
107. Soflama
108. Bania 1Agual
109. Desaprender la violencia y reconstruir la convivencia
110. Miradas Diversas
111. Supervivientes
112. Resistencia
113. El humo
114. De muertos y flores
115. Un día de Estos
116. Solo Dios sabe si vuelvo
117. Manicomio
118. Entonces existí
119. Tempo
120. Trazos bajo la lluvia
121. Los Trilobites

14Sep2021

Infolocal te conecta con la ciudad

27Jul2018

Hablemos de Medellín se ha convertido en los últimos 24 años en un espacio de encuentro, debate y discusión con temas y proyectos de interés ciudadano sobre Medellín y el Área Metropolitana, al que la comunidad interesada puede asistir sin previa inscripción, y que Comfenalco Antioquia realiza el último jueves de cada mes. 

 Invitados:

  • Guzman Cáisamo Isarama. Doctor en Educación y Coordinador del Programa de Educación y Cultura de la ORganización Indígena de Antioquia - OIA.
  • Julian Valencia. Médico Veterinario. Cogestor de Madre Tierra Permacultura. Coordinador de Programa Soberanía Alimentaria y Gestión del territorio en la Universidad de Medellín.
  • Paula Andrea Restrepo Hoyos. Doctora en Filosofía. Docente e investigadora de la Universidad de Antioquia e integrante del grupo base de la Red de Huerteros de Medellín.

 

Moderador: Álvaro Restrepo Gaviria. Cogestor Semana del Buen Vivir en Medellín.

 

 

31Ago2017

Hablemos de Medellín se ha convertido en los últimos 20 años en un espacio de encuentro, debate y discusión con temas y proyectos de interés ciudadano sobre Medellín y el Área Metropolitana, al que la comunidad interesada puede asistir sin previa inscripción, y que Comfenalco Antioquia realiza el último jueves de cada mes. El tema del 30 de agosto de 2017 fue:

Hablemos de la situación actual de los venezolanos en Medellín

 

 

 

 
27Jul2017

Hablemos de Medellín se ha convertido en los últimos 20 años en un espacio de encuentro, debate y discusión con temas y proyectos de interés ciudadano sobre Medellín y el Área Metropolitana, al que la comunidad interesada puede asistir sin previa inscripción, y que Comfenalco Antioquia realiza el último jueves de cada mes. El tema del 27 de julio de 2017 fue:

Comunidades protectoras frente a explotación sexual comercial infantil y adolescente en Medellín

Primer foro 

Los niños, niñas y adolescentes hablan de las comunidades protectoras.

 

Segundo foro

Los expertos hablan de los retos frente a la explotación sexual comercial infantil y adolescente.

 

 

 

 

 
30Jun2017

Hablemos de Medellín se ha convertido en los últimos 20 años en un espacio de encuentro, debate y discusión con temas y proyectos de interés ciudadano sobre Medellín y el Área Metropolitana, al que la comunidad interesada puede asistir sin previa inscripción, y que Comfenalco Antioquia realiza el último jueves de cada mes. El tema del 29 de junio de 2017 fue:

¿Qué está pasando con el abandono de adultos mayores en Medellín?

Invitados:

  • Luis Bernardo Vélez. Médico Exconcejal, Secretario de Inclusión Social y Familia de Medellín.
  • Cristina Maya Lopera. Gerontóloga Representante de la Mesa de Envejecimiento y Vejez de la Federación Antioqueña de Ongs - FAONG.
  • Juan Fernando Gómez. Personero Delegado de Derechos Humanos de La Personería de Medellín.

Moderadora: Ángela Quintero Echeverry. Psicóloga, integrante del Grupo de Investigación en Salud del Adulto Mayor. (GISAM) De la Corporación Universitaria Remington.

 Descarga las presentaciones

Descarga presentación Mesa de Envejecimiento y Vejéz FAONG  Descarga presentación Personería de Medellín




 

 

 
25Ago2021

Casas Viejas

La biblioteca Héctor González Mejía y el servicio de información local de Comfenalco Antioquia desean compartir el texto: “Casas Viejas” escrito por Juan Moreno en el periódico Centrópolis

Para los que ya casi llevamos medio siglo poblando la tierra y nos tocó incluso habitar casas aquí en el centro, de vez en cuando nos invade la nostalgia y nos ponemos a recordar cómo era la vida por allá en el siglo pasado, cuando los hogares estaban llenos de muebles y aparatos que se extinguieron con el paso del tiempo y la tecnología. Aún son de grata recordación modismos afrancesados que usábamos para nombrar los muebles de la casa como:

Sommier: venía siendo como una cama de mejor familia, y seguro eran camas comunes y corrientes, pero sonaba más bonito decir “ay vea, no se me suba al somier que ya lo tendí. Tan desconsiderado qué es” (leer con voz de mamá antioqueña).

Bifé: este era un mueble que se ubicaba a un costado del comedor y que portaba un escaparate con vidriera. Allí se guardaban los platos, cubiertos y manteles “para las visitas” y ocasiones especiales. La famosa vajilla de pedernal Corona que nunca usamos, pues a uno cotidianamente le tocaba era en platicos despicados y con tenedores que se doblaban como si los hubiera cogido Uri Geller, el famoso mentalista israelí que hacía eso, vivir de doblar cucharas a punta de fuerza mental y cobrar por ello.

Chifonier: primo del bifé, el chifonier era un pariente rico de la cómoda y se trataba de un mueble alto y estrecho donde se guardaban las cobijas, los edredones, las sábanas y demás trapos con los que se “acobijaban” los habitantes de la casa. Era un edificio de cajones que contenían lo mismo, telas y más telas esperando para alborotarte las alergias.

Canapé: este es considerado como el mueble más inútil y estorboso en la historia de los hogares de antaño. ¿Para qué servía un canapé? Para estorbar y para que los dedos buscaran sus patas como si estuvieran imantados. Era una vaina que no tenía espaldar y en lugar de apoyabrazos tenía unas estructuras en madera que hacían una curva hasta los hombros. O sea, no había forma de descansar las extremidades superiores ni la espalda. Todo un “echavisitas”.

Neceser: un neceser era como el maletín del gato Félix o del inspector Gadget, mejor dicho, era el equivalente al carriel de los hombres. Generalmente abullonado en su exterior, con manija y colores pastel, al abrirlo se desplegaban varios pisos rebosantes de elementos privativos de uso femenino. Espejos, “pintalabios” (otra vejez), rubores, sombras, luces, hilos, agujas, botones…En fin, para ellas no había cómo vararse en una salida si tenían el neceser a la mano.

Poyo: en la cocina, el poyo era superficie en la que se ponían todos los elementos propios de este lugar y el “apoyo” (será por eso que se llama así) en nuestras expediciones para saquear alacenas del preciado líquido (La Lechera) y del polvo de oro (Milo). “!Bajáte del poyo jiquerón que te vas a matar, entelerido!” era el tierno consejo de la madre tras pescarnos con las manos en las golosinas. Era ese bramido el que nos hacía caer, la verdad sea dicha.

Teléfono fijo: este noble aparato, que servía “para acortar distancias y no para alargar visitas”, como decían las mamás cuando uno hablaba con la novia en medio del famoso “cuelga tú…No, cuelga tú”, ya casi es un adorno inútil en nocheros y mesas de salas. Solo sirven como citófono en los edificios o para darse cuenta de que, cuando suena un teléfono fijo en una casa, es que allí habita gente mayor de 60 años.

El DVD: en plena época de Netflix y YouTube, tener hoy en día un reproductor DVD en la casa es tener un adorno debajo del televisor o un soporte para el WiFi. Pocos aparatos con vida tan efímera como este, sustituto noventero del Betamax y el VHS. Hoy en día, su utilidad es reproducir películas de semáforo y dudoso origen. Lo mismo pasa con los discos de vinilo y los CD, ya no hay ni donde oírlos y comprar un tornamesa para los acetatos vale una fortuna.

Radio Reloj: este aparato fue un fiel compañero de quienes gustábamos de despertarnos con noticias o sintonizando alguna emisora musical, pero que nos traicionaba en las madrugadas en las que un apagón descuadraba la alarma y el titilar del “12:00” nos hacía coger del día. Hoy, un celular cumple esa función, o hasta el mismo televisor se encarga de darnos los buenos días. Un radio reloj no se consigue ya sino en el centro.

Calculadora científica: ¿recuerdan la famosa Texas Instruments?, un aparato con más botones que un almacén de Mil Variedades. Los más avezados lo usaban para sacar seno, coseno, tangente y secante, mientras uno solo para las cuatro operaciones básicas o para escribir “ELBEBE”.

Máquina de escribir: la vieja Smith Corona o la Olivetti Lettera 28 yacen por ahí refundidas en el cuarto inútil, cogiendo polvo en su estuche con cierre y con más óxido que el casco del Titanic. Pero qué aventura era escribir en ellas, sin margen de error y con el famoso Liquid Paper a mano o el limpiatipos mientras “chuzografiábamos” las portadas con Normas del Icontec para los trabajos del colegio.

El Beeper: antes de la democratización del celular, el beeper era el aparato más in para que lo desenterraran a uno de cualquier lado. “Buenas, un mensaje para el 7258, favor llamar a “fulano o perano, “que mande la plata que el examen salió positivo” y cositas así por el estilo.

Y aquí pensando, uno no debería ni deshacerse de estos artilugios electrónicos ni de los muebles esos afrancesados, porque, ya ven, como está tan de moda entre los millennials y los hipsters lo retro, quién quita que uno, añejando todo eso, el día de mañana salga de pobre vendiéndolos bien caros en un pulguero. Casos se han visto, porque ahora nada es viejo, todo es “vintage” y eso hace una diferencia bien grandecita en el precio.

Casas Viejas
Edición: 250
Autor: Juan Moreno
Editorial: Centrópolis
Clasificación: Cultura, Medio ambiente y manejo de recursos naturales
Ver artículo completo

Regresar a Letras Urbanas

Subir