BEGIN:VCALENDAR PRODID:-//Feedo Feed//NONSGML v1.0//EN VERSION:2.0 CALSCALE:GREGORIAN METHOD:PUBLISH X-WR-CALNAME:Grupo de Lectura “Walden” X-WR-CALDESC:Lectura y conversación alrededor de «Cartas a un buscador de sí mismo», libro que revela una faceta más íntima de Henry David Thoreau, quien aquí no le habla a un público indeterminado como en sus conferencias y ensayos. Si bien Thoreau se muestra siempre cercano a sus lectores, con un lenguaje que expresa en palabras sencillas su experiencia, su propia vida, el grueso de su obra es casi una meditación, una autorrevelación de su propia dialéctica.\n«Cartas a un buscador de si mismo» es un epistolario dirigido a Harrison Blake, un amigo que Thoreau conociera gracias a R. W. Emerson. Infortunadamente desconocemos las respuestas que Harrison remitiera al filósofo anarco-naturalista, pues se han perdido en el transcurso de los casi 150 año transcurridos desde entonces. En el Grupo de Lectura «Walden», dedicado al estudio y la difusión de la obra del pensador estadounidense, realizaremos la lectura comentada de estas cartas con el ánimo de conocer mejor este libro poco difundido y en cuyos caracteres podremos suponer ser parte de una conversación cercana, no editorial, entre el autor y un caro amigo.\n* * *\n\nLos cielos están a nuestro alcance si nuestras aspiraciones son altas. Cuanto más alto aspire a crecer un árbol, a más altura encontrará la atmósfera adecuada para él. Todo ser humano debería representar esta fuerza irresistible. ¿Cómo concebir la debilidad en el hombre que se atreve a ser? Incluso las plantas más tiernas luchan por abrir su camino a través de las más duras tierras y las grietas de las rocas; pero no hay fuerza material que se le resista al hombre. ¡Qué cuña, qué escarabajo, qué catapulta es un hombre decidido! ¿Qué puede hacerle frente? Es un hecho indiscutible que el hombre puede ser bueno o puede ser malo; su vida puede ser verdadera o puede ser falsa; y puede representar para él la vergüenza o la gloria. El hombre bueno se esculpe a sí mismo; el malo se destruye a sí mismo. Sin embargo, cualquier cosa que hagamos debemos hacerla con confianza (si somos tímidos, actuemos, pues, tímidamente), sin esperar más luz, sino disponiendo de la luz suficiente. Si tenemos confianza en llegar a más, esperémoslo. Pero ¿qué es lo que tenemos? ¿Acaso no hemos esperado ya demasiado? ¿Es el comienzo de los tiempos? ¿Existe alguien que no vea claramente más allá, aunque solo sea un palmo más allá, se encuentre donde se encuentre? Si alguien duda del camino a seguir, dejémosle que se detenga. Permitámosle que atienda sus dudas, pues las dudas, también, pueden albergar alguna divinidad.\nHenry David Thoreau\n\n***\nHenry David Thoreau y su obra\nSe conoce a Henry David Thoreau (1817-1862) como uno de los grandes filósofos, poetas y naturalistas estadounidenses, principalmente por sus obras Del deber de la desobediencia civil (1849) y Walden (1854), libro basado en Una semana en los ríos Concord y Merrimack (1849) y los diarios escritos entre 1837 y 1861.\nEn Del deber de la desobediencia civil expone su pensamiento político, ataca el esclavismo, critica los malos gobiernos, las leyes injustas y la guerra de su país contra México para arrebatarle una porción de territorio. Estos temas se desarrollan de igual manera en conferencias y ensayos como “Esclavitud en Massachusetts” (1854), “Una defensa del capitán Brown” (1858) y “Una vida sin principios” (1863), entre otros.\nEn Walden, Thoreau reflexiona sobre la vida sencilla, la austeridad, el amor y el respeto por la naturaleza; sobre el autoesclavismo impuesto por los individuos que desperdician sus vidas trabajando para otros; sobre las comunicaciones cada vez más rápidas, pero menos reflexivas, y sobre gran cantidad de mentiras convencionales.\nOtras obras representativas de Thoreau son Historia Natural de Massachusetts (1842), Caminar (1862), Los bosques de Maine (1864) y Un yankee en Canadá (1866), así como una copiosa correspondencia, conferencias, ensayos, traducciones y poemas.\nThoreau perteneció a un grupo filosófico, político y literario, integrado por Ralph Waldo Emerson, Walt Whitman, Margaret Fuller, Emily Dickinson, Amos Brown Alcott, Louise Alcott, Elizabeth Peabody y Nathaniel Hawthorne, entre otros, conocido como Los trascendentalistas, que floreció entre 1836 y 1860, y que predicaba una relación original con el universo a través de la conciencia individual, sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas ni religiones.\nEl maestro Fernando González profesó admiración por la obra de Thoreau. Aunque no está claro en qué época leyó sus libros, su sintonía filosófica puede apreciarse estableciendo paralelismos entre El derecho a no obedecer (1919) —tesis para grado en Derecho, U. de A.— y Del deber de la desobediencia civil, así como entre los textos Viaje a pie (1929) y Caminar. De igual forma, su hijo Fernando González Restrepo “Nano” fue también un admirador y juicioso lector de la obra del autor norteamericano, tal como puede apreciarse en los apuntes y glosas que se encuentran en las diversas ediciones que coleccionó y que hoy forman parte del archivo de la Casa Museo Otraparte.\nEn consecuencia, nos parece pertinente iniciar un grupo de estudio quincenal sobre la obra de Thoreau y, en un primer momento, su relación con Fernando González y otros escritores colombianos. Con este grupo de estudio nos proponemos trabajar de la mano con The Walden Woods Project y The Thoreau Society, entidades constituidas para preservar y difundir el pensamiento y el legado de Thoreau. Los esperamos.\nJorge Iván Correa\n\nInformes:\n  Fecha: 16 de mayo de 2019\n  Hora: 05:00 p. m. \n  Lugar: Casa Museo Otraparte\n  Contacto: 4482404\n  Boletería: Gratuito X-MS-OLK-FORCEINSPECTOROPEN:TRUE BEGIN:VEVENT DTSTAMP:20190527T045108Z DTSTART:20190516T220000Z DTEND:20190516T220000Z TRANSP:TRANSPARENT UID:82942019-05-16 SUMMARY:Grupo de Lectura “Walden” DESCRIPTION:Lectura y conversación alrededor de «Cartas a un buscador de sí mismo», libro que revela una faceta más íntima de Henry David Thoreau, quien aquí no le habla a un público indeterminado como en sus conferencias y ensayos. Si bien Thoreau se muestra siempre cercano a sus lectores, con un lenguaje que expresa en palabras sencillas su experiencia, su propia vida, el grueso de su obra es casi una meditación, una autorrevelación de su propia dialéctica.\n«Cartas a un buscador de si mismo» es un epistolario dirigido a Harrison Blake, un amigo que Thoreau conociera gracias a R. W. Emerson. Infortunadamente desconocemos las respuestas que Harrison remitiera al filósofo anarco-naturalista, pues se han perdido en el transcurso de los casi 150 año transcurridos desde entonces. En el Grupo de Lectura «Walden», dedicado al estudio y la difusión de la obra del pensador estadounidense, realizaremos la lectura comentada de estas cartas con el ánimo de conocer mejor este libro poco difundido y en cuyos caracteres podremos suponer ser parte de una conversación cercana, no editorial, entre el autor y un caro amigo.\n* * *\n\nLos cielos están a nuestro alcance si nuestras aspiraciones son altas. Cuanto más alto aspire a crecer un árbol, a más altura encontrará la atmósfera adecuada para él. Todo ser humano debería representar esta fuerza irresistible. ¿Cómo concebir la debilidad en el hombre que se atreve a ser? Incluso las plantas más tiernas luchan por abrir su camino a través de las más duras tierras y las grietas de las rocas; pero no hay fuerza material que se le resista al hombre. ¡Qué cuña, qué escarabajo, qué catapulta es un hombre decidido! ¿Qué puede hacerle frente? Es un hecho indiscutible que el hombre puede ser bueno o puede ser malo; su vida puede ser verdadera o puede ser falsa; y puede representar para él la vergüenza o la gloria. El hombre bueno se esculpe a sí mismo; el malo se destruye a sí mismo. Sin embargo, cualquier cosa que hagamos debemos hacerla con confianza (si somos tímidos, actuemos, pues, tímidamente), sin esperar más luz, sino disponiendo de la luz suficiente. Si tenemos confianza en llegar a más, esperémoslo. Pero ¿qué es lo que tenemos? ¿Acaso no hemos esperado ya demasiado? ¿Es el comienzo de los tiempos? ¿Existe alguien que no vea claramente más allá, aunque solo sea un palmo más allá, se encuentre donde se encuentre? Si alguien duda del camino a seguir, dejémosle que se detenga. Permitámosle que atienda sus dudas, pues las dudas, también, pueden albergar alguna divinidad.\nHenry David Thoreau\n\n***\nHenry David Thoreau y su obra\nSe conoce a Henry David Thoreau (1817-1862) como uno de los grandes filósofos, poetas y naturalistas estadounidenses, principalmente por sus obras Del deber de la desobediencia civil (1849) y Walden (1854), libro basado en Una semana en los ríos Concord y Merrimack (1849) y los diarios escritos entre 1837 y 1861.\nEn Del deber de la desobediencia civil expone su pensamiento político, ataca el esclavismo, critica los malos gobiernos, las leyes injustas y la guerra de su país contra México para arrebatarle una porción de territorio. Estos temas se desarrollan de igual manera en conferencias y ensayos como “Esclavitud en Massachusetts” (1854), “Una defensa del capitán Brown” (1858) y “Una vida sin principios” (1863), entre otros.\nEn Walden, Thoreau reflexiona sobre la vida sencilla, la austeridad, el amor y el respeto por la naturaleza; sobre el autoesclavismo impuesto por los individuos que desperdician sus vidas trabajando para otros; sobre las comunicaciones cada vez más rápidas, pero menos reflexivas, y sobre gran cantidad de mentiras convencionales.\nOtras obras representativas de Thoreau son Historia Natural de Massachusetts (1842), Caminar (1862), Los bosques de Maine (1864) y Un yankee en Canadá (1866), así como una copiosa correspondencia, conferencias, ensayos, traducciones y poemas.\nThoreau perteneció a un grupo filosófico, político y literario, integrado por Ralph Waldo Emerson, Walt Whitman, Margaret Fuller, Emily Dickinson, Amos Brown Alcott, Louise Alcott, Elizabeth Peabody y Nathaniel Hawthorne, entre otros, conocido como Los trascendentalistas, que floreció entre 1836 y 1860, y que predicaba una relación original con el universo a través de la conciencia individual, sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas ni religiones.\nEl maestro Fernando González profesó admiración por la obra de Thoreau. Aunque no está claro en qué época leyó sus libros, su sintonía filosófica puede apreciarse estableciendo paralelismos entre El derecho a no obedecer (1919) —tesis para grado en Derecho, U. de A.— y Del deber de la desobediencia civil, así como entre los textos Viaje a pie (1929) y Caminar. De igual forma, su hijo Fernando González Restrepo “Nano” fue también un admirador y juicioso lector de la obra del autor norteamericano, tal como puede apreciarse en los apuntes y glosas que se encuentran en las diversas ediciones que coleccionó y que hoy forman parte del archivo de la Casa Museo Otraparte.\nEn consecuencia, nos parece pertinente iniciar un grupo de estudio quincenal sobre la obra de Thoreau y, en un primer momento, su relación con Fernando González y otros escritores colombianos. Con este grupo de estudio nos proponemos trabajar de la mano con The Walden Woods Project y The Thoreau Society, entidades constituidas para preservar y difundir el pensamiento y el legado de Thoreau. Los esperamos.\nJorge Iván Correa\n\nInformes:\n  Fecha: 16 de mayo de 2019\n  Hora: 05:00 p. m. \n  Lugar: Casa Museo Otraparte\n  Contacto: 4482404\n  Boletería: Gratuito URL:http://infolocal.comfenalcoantioquia.com/index.php/agenda/resultado/grupo-de-lectura-walden-1?format=html CATEGORIES:Educación GEO:6.17911;-75.583888 LOCATION:Casa Museo Otraparte END:VEVENT END:VCALENDAR